domingo, enero 24, 2010

Me inventé un mar de agujero en la tierra,
donde pude esconder mi aguacero calcinado.

Aquel que divaga en una niebla de ladrillo,
aquel que se mece entumecido, frío, cardo.
Ese que resopla estertores de follaje y piel,
antes de ingresar sereno, en el polen
de humedad certera.

Y exploto todo mi sol en ti,
atisbando cada resuello de tu corazón alado,
el trigo de mi vereda incita el pliegue feroz,
de tu abundancia de acordeón
de tu constelación de anís.

Al fin, respiro tus dedos
y me invierno en tus esquinas,
me duermo en un beso de agua y durazno,
y sueño con ventanas eternas,
que conducen a la raíz secreta
de tu corazón.

Me inventé un agujero de mar en tu cielo,
donde pude calcinar mi escondida lluvia
que jamás se moja…

© Patricio Sarmiento Reinoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja lo que se te ocurra... incluido tu respeto...

 

Copyright 2010 INTERIORISMOS.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.