viernes, julio 16, 2010



Mientras el día se arruga intermitente, y la sangre se agolpa en la urgencia del recuerdo, yo te espero. Aquí, sintiendo el rumor bohemio de tu lengua en mi memoria. Sintiendo tus caricias de estaño en mi horizonte: indeleble camino de lluvia o follaje remoto de ausencia y grito.

Cierro los ojos, y en segundos me traslado a las orillas taciturnas de tus pechos sigilosos: esporas que enajenan y se vuelven vicio o frugal universo alado, uno que tiñe estrellas de hierba, en tu hilo de acordeón o cintura.

Mientras el tiempo llueve sus horas de piedra, intuyo que ya no hay lugar, ni guiño de luz, ni árbol de agua, ni sílaba que vuela, no existe nada en la sombra primitiva de tu ausencia.

Solamente el ajenjo célibe de un adiós…

©Patricio Sarmiento Reinoso

Cuenca, 16 de julio de 2010

2 comentarios:

chilavalle dijo...

Me gusta, me facina, todo todo hermoso, gracias por compartirlo.

chilavalle dijo...

Me gusta, me encanta hermoso, wao gracias por compartirlo,vuelvo y entro a leer una y otra vez y me translado a un espacio que solo se puede enterder y no razonar, mil graciassssss.

Publicar un comentario

Deja lo que se te ocurra... incluido tu respeto...

 

Copyright 2010 INTERIORISMOS.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.