viernes, agosto 27, 2010




Antes, cuando el pulular de tus piernas y corales, saqueaban el abisal estigma de mi pecho, supe que la primera persona existe: Tú. Y me vestí de una poesía llana, horizontal, cálida en sus matices de rocío o caderas, sólida en su volátil mácula de pasión.

Más tarde, entre los bosques quebrados del recuerdo, me invade una suerte de río mezclado con raíces y ventanas, que incineran el rumor de tus pechos errantes, donde dormían su pavorosa tregua mis espinas.

Mañana, incendiaré el sol desde tus noches cóncavas, y aspiraré a hurtadillas de tus labios, el jugo de tus ojos silenciosos, aquellos que imploran atardeceres insondables, y ocultan el sabor de llama que dejó tu partida.



©Patricio Sarmiento Reinoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja lo que se te ocurra... incluido tu respeto...

 

Copyright 2010 INTERIORISMOS.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.