lunes, noviembre 07, 2011



Camino de piel y espesura, eso eres tú. Mi paso te recorre, sentenciando el rumor gutural de una caricia sin frontera, que anida entre mi pecho y tu gemido. Me abandono a tus caderas de hierba poniente, tu cintura infinita, tus labios espesos, tu cabello indócil y mortal.

 Al otro lado del valle, descubro el color de tus senos perfectos y errantes, me orillaré en tus ríos traslúcidos, donde vuela la blancura nívea de tu vientre o espejo de alfil, que vigila cada sueño sostenido.

 Tengo sed de tus pestañas, tus muslos, tu agonía, aquella que es capaz de romper la noche si es que quieres, aquella que me desdibuja y me cubre de un olor a horizonte y tul.

 La expedición de labios o plegarias, se pronuncian sobre tu espalda sin brújula ni enjambre. Avenida de tierra negrísima de deseo o adoquín que inflama, eres tú mujer. Eres el instante que insiste en perpetuarse y volverse latido cenital o eclipse de vida.

 Sendero de piel y espuma, eso eres tú.

 Mi pulso toca el acorde que brota de tu cuerpo o camino.

©Patricio Sarmiento Reinoso

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja lo que se te ocurra... incluido tu respeto...

 

Copyright 2010 INTERIORISMOS.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.