miércoles, agosto 22, 2012

TRIPTICO DE RECUERDOS

La piel queda expuesta junto con tu recuerdo, y palpita serena en la memoria, con un pálpito cenital en las entrañas, un parpadeo de fuego o escama, que se instala de lleno en el silencio, se revuelca con la sombra o cadena y rebusca tus ojos en las orillas perdidas del ayer. 

Y fue precisamente en tus ojos que me interné por entero, descubrí el follaje de tus pestañas de aluminio y relámpago, me aventuré y moré en ellos, sujeto de una mirada que tenía mirada propia, y me envolvía nocturno para yacer en ella, como si un mar hecho cielo me mirara. 

 Pero ahora que el recuerdo se hizo piedra que respira, que las palabras se expanden y crepitan junto al fuego, puedo evocar tu longitud de mujer: una mujer descalza y desnuda, que me embestía con besos de niebla y carmín. Me percibo tantas veces anegado en su humedad de mujer.

 La piel se manifiesta de frente al recuerdo. Un latido la mira…

 
©Patricio Sarmiento Reinoso

1 comentarios:

Paty Carvajal dijo...

Cuando las vivencias placenteras se transforman en recuerdos, adquieren una fuerza indominable... Escribes con la intensidad de un lucero y la fuerza de su esencia!!! Un saludo desde Chile.

Publicar un comentario

Deja lo que se te ocurra... incluido tu respeto...

 

Copyright 2010 INTERIORISMOS.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.