lunes, enero 07, 2013




Llegas desplegando mi tarde en tus mañanas,
acentuando tus pasos recién plantados,
recién limpios de rocío y caricia;
llegas mojada de hojas y de trueno,
me insinúas en un abrir y cerrar de orillas,
que tu deseo petrificado
es manantial o cascada.

De silencio se pueblan tus miradas ya habitadas,
se detienen a mares cuando llegas,
y tus ojos,
me miran y respiran reflejos transparentes,
transeúntes distancias
que fingen ser llama o latido.

No hay mejor agonía que cuando llegas,
y explotan tus esporas monosílabas
al sur de mi cama,
suspendidas entre tus muslos y mi ventana;
tu desnudez fugitiva me hace señas,
se detiene, se da vuelta, se derrama,
y convive en mi piedra,
mientras llegas…

1 comentarios:

Paty Carvajal dijo...

porque cuando llegas no somos dos, ni somos uno... somos infinito!!!

Publicar un comentario

Deja lo que se te ocurra... incluido tu respeto...

 

Copyright 2010 INTERIORISMOS.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.